El Suplemento Alimenticio que arruino mi hígado

Como profesional de la nutrición, con especial interés en los suplementos dietarios y alimentos funcionales, me han llovido preguntas al respecto de esta noticia viral, que han reproducido todos los medios (. Resulta impactante poner esta frase (el suplemento dietario que arruino mi hígado) para constatar la velocidad con que se ha propagado la noticia en medios periodísticos de todo el mundo. Esto no pasa con frecuencia. Estoy acostumbrado a leer artículos que merecerían una primera plana en los diarios y que pasan solapados como una noticia secundaria en una columna de salud, pero esta, impresiona por su viralidad.

De que se trata? De un estudio científico? De un descubrimiento importantísimo que pone en riesgo a la población? . NO , simplemente se trata de una historia personal con ninguna certeza de lo que se dice más que el propio relato de Jim McCants… quien es? Debe ser alguien muy influyente en los medios… eso con seguridad.

Los científicos, estamos acostumbrados a leer reportes de este tipo o más graves, de mortalidad asociada a distintos productos de consumo masivo, en revistas científicas. Por ejemplo, este caso, hubiera sido descripto como “a proposito de un caso” que es la manera en que se reportan los casos aislados.

Por otra parte, ningun reporte “serio” comienza con “Debería haber sido uno de los días mas felices de mi vida….” contado en primera persona por una víctima. Mas bien, es el médico, quien junta la evidencia y la denuncia ante los organismos de salud, esto es una obligación médica, no una opción.

Resulta curiosos que toda la evidencia que se presenta en el artículo es que “cuando el hepatologo le pregunto si consumía algo de manera regular… recordé que estaba tomando cápsulas de Te Verde” y ahí el médico sentencio. “Fue el té verde” .

Me recuerda las peliculas del Western, cuando no había jueces, y era el Sheriff el que imponía a fuerza de balas, quien era el culpable, basado en el relato de la víctima o de un par de testígos ocasionales.. o no tanto…

La falta de seriedad con que esta redactado el artículo periodístico, la falta de evidencia SERIA y respaldada (dosaje de catequinas por ejemplo, muestras de materia fecal, muestreo del producto, etc) y sobre todo basadas únicamente en los dichos del presunto damnificado, me provocan una crisis de credibilidad en los medios, que si bién ya estaba bajo sospecha, no hace más que acrecentarse y por supuesto, como profesional de la Salud, me preocupa y mucho.

Por otra parte, la nota incluye entrevistas a diferentes colegas, cada uno mas o menos representativo en el país en el que se replica la noticia, que opinan en la mayoría de los casos, sin conocimientos profundos sobre el tema. Ojo que no refiero que no sean muy buenos en su área, pueden serlo, pero para opinar de este tipo de productos, se necesita mucho más que conocimiento médico o nutricional, hay que saber por ejemplo, el papel que desempeñan ciertos excipientes utilizados para la extracción de las catequinas, por ejemplo y hacer un muestreo completo de diferentes productos en el mercado, para arribar a una conclusión y publicar, apoyar o comentar una noticia tan difundida como ha sido esta.

Esto ya paso en los 1989 con un aminoácido, el L-Triptofano, que fue injustamente culpado y sentenciado por haber provocado una epidemia de muertes, pero los centros de salud condujeron una investigación y encontraron una contaminación en una de las marcas de estos productos(1). Una vez mas, la prensa se anticipó y algunos paises directamente prohibieron la comercialización de suplementos con L-Triptofano (si… Argentina es uno de estos países).

La nota también inlcuye un dato de color… al menos para nosotros los médicos y es que el protagonista refiere que con tres meses de tomar las cápsulas de té verde, desarrollo una cirrosis fulminante y que de alguna manera, consiguio transplante… al día siguiente de que le diagnosticaran la lesión hepática!. Por otra parte, observando la fotografía publicada por los medios (https://www.lanacion.com.ar/2185508-el-suplemento-alimenticio-que-arruino-mi-higado) puede observarse a simple vista, Obesidad, posiblemente un paciente con diabetes y resistencia a la insulina y no es que sea mago, es que los médicos aprendemos a observar y efectuar lo que llamamos, la presunción clínica.

Para terminar, no creo que el té verde tenga que ver con su transplante ni con su cirrosis fulminante, sino mas bien con una necesidad economica importante, Vitacost es una gigante en el mercado de los suplementos y resulta muy sospechoso que de los miles de frascos que comercializan semanalmente (y de los millones que llevan comercializados de té verde) no haya mas que un caso. Yo esperaría, que como en el episodio del l-triptófano, se hubieran producido cientos de víctimas de un mismo lote de producto, por lo menos…

Prof. Dr. Carlos W. Castells

Doctor en Medicina y Cirugía
Especialista en Nutrición Médica
Experto en Obesidad y Trastornos Alimentarios
Presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición Clínica (SANC)
drcastells@nutricion-clinica.org

Ref.

1. Gershon D. Genetic engineering. Tryptophan under suspicion. Nature. 30 de agosto de 1990;346(6287):787.

Deja un comentario